ORIGEN Y CONCEPTOS ERRÓNEOS DE LA TEORÍA DE LA DOMINANCIA


El modelo alfa/ de dominancia surgió a partir de una serie de estudios limitados realizados sobre manadas de lobos en la década de los 40. Estos estudios, los primeros de sus características, fueron un buen inicio, pero posteriores investigaciones han refutado gran parte de los resultados. Aquel estudio contenía tres fallos principales:

Se trataba de estudios limitados, por lo que los investigadores se concentraron en lo más obvio, en datos evidentes de la vida de los lobos, como por ejemplo la caza. Dichos estudios no son representativos ya que extraen conclusiones sobre el “comportamiento de los lobos” a partir de un 1% de su forma de vida.

Los estudios analizaron y malinterpretaron lo que hoy se conoce como manifestaciones ritualizadas. Por desgracia esta es la base sobre la que se asienta principalmente el “modelo de dominancia”, y aunque se ha refutado claramente esta información sigue perdurando dentro de la mitología del adiestramiento canino.
Un ejemplo son los “giros alfa”. Los primeros investigadores constataron este comportamiento y llegaron a la conclusión de que el lobo que estaba más alto en la jerarquía ejercía su dominancia y, por medio de la fuerza, el subordinado se giraba sobre sí mismo. No es del todo cierto. Se trata más bien de un “ritual de apaciguamiento” instigado por el lobo SUBORDINADO. Éste ofrece su hocico y cuando el lobo de rango superior lo inmoviliza, el lobo de rango inferior se da la vuelta voluntariamente y deja al descubierto la barriga. NO se usa la fuerza. Todo se hace de forma voluntaria. Un lobo daría la vuelta a otro contra su voluntad SÓLO si tiene intención de matarlo. ¿Te imaginas las consecuencias psicológicas en nuestros perros de un giro alfa a la fuerza?

Para terminar, los investigadores partieron de los resultados obtenidos por estos estudios y realizaron extrapolaciones arrogantes entre lobos-perros, perros-perros y lobos-personas. Por desgracia este disparate aún perdura.

Así que, ¿quién tiene razón? Lo que queda claro es que los lobos no son perros. Sinceramente, cuando se tiene en cuenta el número de generaciones pasadas que dicen “quiero interactuar con mi perro, así que voy a aprender de los lobos” tiene tanto sentido como decir “quiero ser mejor padre, ¡me voy a fijar en los chimpancés!”

Durante 30 años, el Dr. Frank Beach llevó a cabo un estudio sobre perros en las universidades de Yale y de Berkeley, y dedicó 19 años de este estudio a analizar el comportamiento social de una manada de perros (no de una manada de lobos, sino de PERROS).

Estas son algunas de sus conclusiones:

Los perros machos tienen una jerarquía muy rígida.

Los perros hembra también tienen jerarquía pero es más variable.

Al mezclar los sexos también se mezclan las regla. Los machos intentan seguir su naturaleza , pero las hembras sugieren“enmiendas”.

Los cachorros jóvenes tienen lo que se denomina “licencia de cachorro”. Viene a ser una licencia para hacer prácticamente todo. Las hembras toleran mejor que los machos la licencia del cachorro.

La licencia del cachorro queda revocada más o menos a los cuatro meses. Entonces, los perros más adultos de medio rango hacen pasar al perro literalmente por un calvario: lo torturan psicológicamente hasta que éste les ofrece todos los comportamientos de apaciguamiento adecuados y se coloca al final de la jerarquía social. Los perros que están en lo más alto de la jerarquía no son conscientes de que esto está sucediendo.

NO hay una dominancia física. Todo se consigue a través del acoso psicológico. Es una sucesión de rituales.

Muy pocos perros “alfa” han logrado su posición gracias a la intimidación y a la fuerza. Los que lo hicieron demasiado rápido fueron desposeídos de su cargo. A nadie le gusta los dictadores.

La gran mayoría de los perros alfa dirigen a los demás de forma benevolente. Confían en su posición y no se rebajan y llegar a las manos para demostrar que tienen razón. Esta forma de actuar les haría bajar escalones en su estatus, ya que… :

Quienes se pelean son los animales de medio rango. Su posición les crea inseguridad y quieren pasar por delante de otros animales de medio rango.

Los animales de bajo rango no se pelean. Saben que perderían. Son conscientes de su posición y la aceptan.

"Alfa" no es sinónimo de dominio físico. Significa que controla los recursos. Hay muchos, muchos perros alfa con un tamaño muy reducido o demasiado frágiles para dominar, y sin embargo se han ganado el derecho a controlar los valiosos recursos. Cada perro especifica los recursos que considera importantes. Por eso, es probable que un perro alfa ceda un lugar donde dormir de primera clase simplemente porque es algo que no le quita el sueño.

¿Cómo afecta esto a las relaciones perro/ hombre?
El uso de cualquier tipo de fuerza física rebaja el rango. Los únicos que se pelean son los animales de medio rango que se sienten inseguros en su estatus.

Para convertirte en "alfa" tienes que controlar los recursos. No me refiero a los aspectos negativos como no dejar que los perros se suban a la cama o pasar antes que ellos por la puerta, sino a conseguir que los recursos dependan del comportamiento. ¿Que el perro quiere comer? Muy bien, primero pídele que se siente. ¿Que el perro quiere salir? Que se siente primero. ¿Que quiere saludar a la gente? Que se siente primero. ¿Que quiere jugar? Primero que se siente. O cualquier otra cosa. Si eres proactivo y controlas lo suficiente lo que esperas de tu perro, entonces eres “alfa” por definición.

Adiestra a tu perro. Esta es la equivalencia perro/ hombre de la fase de “retirada de la licencia de cachorro” en el desarrollo del perro. Los niños, las mujeres, los ancianos y los discapacitados también pueden adiestrar a un perro. Hay muy pocas personas que son capaces de ejercer la dominancia física.

Refuerza el comportamiento deferente por encima del agresivo. Tengo dos perros. Si una intimida al otro, el otro se lleva la atención, la comida o cualquier cosa que quiera el perro. El primero que se siente se lleva el premio de comida. Los tirones de la correa no van a ningún lado. Las puertas no se abren hasta que los perros están sentados y les digo que pueden salir. Si refuerzas el comportamiento agresivo obtendrás agresividad.

Tu trabajo consiste en ser un líder, no un jefe ni un dictador. El liderazgo es una gran responsabilidad. Tu trabajo consiste en cubrir todas las necesidades de tu perro… comida, agua, visitas al veterinario, contactos sociales, seguridad, etc. Si no le das al perro todo lo que necesita, éste intentará satisfacer sus necesidades por su cuenta.
En un articulo publicado recientemente por la revista de la APDT (Association of Pet Dog Trainers), el Dr. Ray Coppinger (profesor de biología en la Universidad de Hampshire y cofundador del Livestock Guarding Dog Project, autor de varios libros, entre ellos PERROS: Una nueva interpretación sobre su origen, comportamiento y evolución y miembro muy respetado de la comunidad de adiestradores de perros) dice lo siguiente acerca del modelo de dominancia (y de los giros alfa)…

"No se me ocurre ninguna situación de aprendizaje en la que quiera que mis perros respondan con miedo y con falta de disposición. No quiero que mis perros piensen nunca en la jerarquía social. En cuanto lo hagan se pasarán todo el tiempo intentando averiguar cómo ascender en la jerarquía”.

Esta entrada fue publicada en ORIGEN Y CONCEPTOS ERRÓNEOS DE LA TEORÍA DE LA DOMINANCIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s